Labor Social


“La calidad ética, un concepto fundamental en odontología”


A todos los que confiáis en mí, a los que os ponéis en nuestras manos, a los que nos pedís consejos…

A los que estabais delante de los pupitres, enseñándonos…

A mi pequeña familia. Siempre apoyándome de mil maneras, inculcándome la profesión desde crío y ofreciéndome cada recurso, tiempo y necesidad que me hiciera falta. Muchos años dedicados a ayudarme y apoyarme siempre incondicionalmente…

Y sobre todo a ti. A ti PAPÁ.

A mi padre, con quién iba restando cada año de carrera. Con quién dividía la carrera en “quintos”. No llegaste a ver, ni a restar, ni a celebrar conmigo el último quinto. No pudimos terminar la cuenta atrás que tanto esfuerzo, horas y cariño costó. Quedan tus valores, tus enseñanzas, tus juegos, tu minuciosidad en los detalles.

No sólo quedan en tu apellido, quedan en la ética, en el amor a la profesión, en la honestidad, en la corrección, en la búsqueda de la perfección, en tu pasión por los niños. Hoy trato de reflejarlo en cada paciente, en cada tratamiento, en cada gesto, en cada cita, en cada detalle, en cada sonrisa, en cada viaje… en mi vida.

Gracias.